nuevo documental

El margen de la invernada del Oeste empata al de las cosechas

Según Agroindustria, con el salto de precios del gordo del primer bimestre de 2019 y la muy favorable relación compra-venta, la invernada pampeana compite de igual a igual con la agricultura de rindes medios, incluso en planteos menos intensivos.

“Los resultados económicos se recompusieron en todas las actividades ganaderas a comienzos de este año”, concluye un estudio de la Secretaría de Agroindustria que analiza trimestralmente una veintena de modelos de cría, invernada y ciclo completo de distintas zonas del país, basándose en establecimientos de tamaño mediano que utilizan los paquetes tecnológicos predominantes.

La relación compra-venta de febrero fue de 1,05, un nivel muy bajo para la época (en años anteriores rondaba 1,27/1,28), debido a que el precio del ternero de invernada no corrigió de la misma manera que el gordo. Esta situación, sumada a un maíz que se mantuvo relativamente estable en los últimos meses, permitió a los feedlots reponer existencias.

Se espera que esa hacienda salga de los corrales en uno o dos meses, con la consecuente mejorara en la oferta. Además, habrá que sumarle la que está recriándose a campo desde la primavera pasada, que obviamente demorará algo más en llegar al peso de faena.

“Los márgenes de la invernada y el feedlot presentan hoy muy buenos valores, mientras que los de la cría mejoraron pero en mucha menor magnitud. De todas maneras, estos últimos se ven favorecidos por el alto valor de las vacas y por la posibilidad de terminar las hembras con un peso menor al que se permitía hasta ahora”, destaca el informe.

Empresas mixtas  

Algunos de los modelos bajo seguimiento de Agroindustria son representativos del Oeste pampeano, región que incluye una serie de partidos donde hay establecimientos mixtos con invernada pura: Pellegrini, Rivadavia, Salliqueló, Tres Lomas, Buenos Aires; Gral. Roca, Córdoba; y Maraco, Chapaleufú, Quemú, Rancul, Conheló, Trenel, Realicó, La Pampa,

En este contexto se diseñaron dos modelos predominantes en la zona, con suelos de diferentes aptitudes, que obtienen niveles medio y alto de producción de carne por hectárea. Uno de ellos se basa en una rotación con maíz e invernada con suplementación y en el otro se hace sorgo en reemplazo del maíz, los rendimientos de los restantes cultivos agrícolas son menores y la invernada se lleva adelante sin suplementación.

Como consecuencia del salto de precios en el gordo que se registró en el primer bimestre del año y de la muy favorable relación compra-venta, las invernadas compiten de igual a igual con la agricultura. La ventaja a favor de los cultivos solamente podrá lograse con rindes muy altos en maíz y soja, como se espera efectivamente en muchas zonas.


Fuente: Valor Carne

Compartir en las redes